Saltar al contenido

Consumo excesivo de azúcar en los niños

Laconsumo excesivo de azucar en los niños 1 forma de azúcar que se encuentra en la sangre y que entra a nuestras células se llama glucosa. Ésta cumple una importante función en nuestro organismo ya que es la responsable de aportar energía a las células de nuestro cuerpo. Cuando consumimos glucosa, ésta se queda en el torrente sanguíneo y pasa por un proceso mediante el cual se traslada hasta el hígado para producir energía. El exceso se almacena en forma de grasa.

 Debemos moderar el consumo de azúcar a lo largo del día, ya que un exceso puede ser perjudicial para nuestra salud y puede causarnos enfermedades como diabetes, obesidad y otras enfermedades cardiovasculares.

 La glucosa cumple una función determinante en el organismo de los niños pero su exceso puede generar problemas en su salud y en su crecimiento. Los niños pueden empezar a consumir azúcar después del año, ya que es cuando empiezan a quemar más energía, su actividad es más elevada y por lo tanto, su ingesta alimentaria es importante.

 Algunas consecuencias del exceso de azúcar

Los azúcares refinados (procesados) pueden tener algún efecto en la actividad de los niños. Estos azúcares y los carbohidratos ingresan al torrente sanguíneo rápidamente, por lo tanto, producen cambios rápidos en los niveles de azúcar en sangre.

Cuando se consume un exceso de azúcar y no se gasta toda la energía, ésta se almacena en forma de grasa y esto puede generar aumento de peso en el niño. Esto obliga al páncreas a producir más insulina para absorber una pequeña cantidad de azúcar  en sangre. Si ocurre repetidamente se crea un desequilibrio que puede hacer que el niño desarrolle diabetes.

Uno de los argumentos más comunes en contra del azúcar es que afecta el comportamiento, especialmente de los niños. Muchas personas aseguran percibir la relación entre azúcar y comportamiento hiperactivo de sus hijos. Con frecuencia relatan que estos se vuelven más irritables y nerviosos después de consumir azúcar. No obstante, la relación entre el azúcar y el comportamiento del niño hiperactivo ha sido investigada en numerosos estudios y sus resultados hasta el momento han sido negativos. No se ha comprobado científicamente que administrar azúcar altere el comportamiento de los niños hiperactivos.

 Cómo podemos reducir el consumo de azúcar en niños

No hay que prohibir su consumo, sólo hay que moderarlo. Hay que intentar no poner dulces, golosinas ni refrescos azucarados al alcance de los niños.

Además es aconsejable leer las etiquetas de los alimentos que se compran para identificar las cantidades de azúcar que contienen. También podemos identificar los ingredientes de azúcar con otros nombres que posee: jarabe de maíz de alta fructosa, concentrado de zumo de fruta, sacarosa, glucosa, dextrosa, jugo de caña, malta, melazas, lactosa, miel, etil maltol y maltodextrina.

Es mejor no añadir azúcar a otros alimentos que ya lo contienen de manera natural, como puede ser un zumo de naranja.consumo excesivo de azucar en los niños 2

Es conveniente agregar fibra a la dieta del niño para mantener los niveles de azúcar en la sangre más homogéneos. Podemos  encontrar fibra en panes integrales, harina de avena, trigo triturado, bayas, plátanos y otras frutas frescas.

Está en manos de los padres el generar buenos hábitos saludables en los niños desde bien pequeños o, por lo contrario, en crearles una adicción al azúcar. La recomendación por parte de los nutricionistas es no añadir azúcar ni sal a los alimentos puesto que es mucho más saludable y además así se acostumbra a los más pequeños al sabor natural de los mismos.

Debemos procurar que los niños obtengan los azúcares de fuentes más deseables como frutas y verduras e intentar eliminar las fuentes de alimentos industriales con exceso de azúcares como la bollería.

¿Te ha gustado este artículo sobre nutrición, salud y vida? Compartelo !!!

Si estas buscando una dieta en la que poder comer de todo, descubre cómo cuidarte en www.dietadefinitiva.es.