Saltar al contenido

Dieta para embarazadas

dieta para embarazadas - dieta embarazo

Dieta para embarazadas.

dieta para embarazadas - como saber si estoy embarazada

Más que una dieta para embarazadas, lo que debemos de tener en cuenta durante el embarazo, es tener una alimentación saludable.

Una buena nutrición durante las etapas del embarazo. Es uno de los factores fundamentales para un óptimo desarrollo embrionario o del feto.

Nunca te olvides que el bebé se alimenta a través tuyo y lo que comes determina lo que él recibe.

Una mala alimentación puede llevarnos  tanto a un sobrepeso, como a la falta de nutrientes.

Los cuales son necesarios en el embarazo y la lactancia, y para el crecimiento de nuestro bebé.

Una buena nutrición durante el embarazo depende de comer una variedad de alimentos sanos.

Como por ejemplo: granos integrales, verduras y frutas.

Es importante para la mujer embarazada tomar muchos líquidos y tener un consumo adecuado de los siguientes nutrientes:

  • Proteínas: para el buen desarrollo del feto y la placenta
  • Calcio: para el desarrollo saludable del feto
  • Hierro: para el desarrollo del riego sanguíneo del feto y para prevenir la anemia en la madre
  • Ácido fólico: para reducir los riesgos de espina bífida, anencefalia y defectos congénitos conexos.

En Nutrilite, la única marca orgánica de suplementos vitamínicos, encontrará comprimidos de Vitamina C, D y E.

También vitaminas del grupo B y minerales como el Hierro, Calcio, Potasio, Zinc y Ácido Fólico.

Este último es de vital importancia ya que favorece que el bebé no nazca con espina bífida.

Además de ayudar para que el parto sea lo más natural posible y sin complicaciones.

Recomendaciones para alimentarse bien durante el embarazo:

  1. dieta para embarazadas - embarazoAdapta tu alimentación a esta nueva etapa en tu vida:

La mayoría de las mujeres embarazadas necesitan incrementar el consumo de proteínas.

Ciertas vitaminas como el ácido fólico y minerales como el hierro, y comer algunas calorías extra para tener más energía.

Nuestro consejo es que busques asesoramiento profesional.

Limita el consumo de comida chatarra o fast food.

  1. Debes evitar el consumo de algunos alimentos:

Algunas bacterias crecen con facilidad en los alimentos que no están cocinados.

Estas bacterias pueden causarte ciertas enfermedades, que pueden llegar a ser peligrosas para tu bebé.

Los mariscos crudos, ostras, sushi.

La leche que no esté pasteurizada o los quesos blandos, como el queso fresco, panela.

Así como los embutidos, jamon iberico, pueden contener estas bacterias que pueden afectar a tu bebé.

  1. Consumir varias raciones al día:

Es preferible consumir pequeñas raciones varias veces al día para favorecer la digestión y combatir la pesadez y la acidez estomacal que caracterizan al embarazo.

En lugar de hacer ingestas de grandes cantidades de comida, realiza más tomas a lo largo del día y mastica bien los alimentos.

Elige refrigerios sanos como frutas, para comer a lo largo del día entre el desayuno y el almuerzo o entre la merienda y la cena.

Extendiendo así de cuatro a seis las comidas diarias.

  1. Mantenerse hidratada:

El consumo de agua es muy importante en el embarazo, así como de otros líquidos, para mantener la hidratación adecuada.

Facilita la digestión, la eliminación de toxinas y ayuda a aliviar las principales molestias del embarazo como el dolor de cabeza, el estreñimiento y, al contrario de lo que puede pensarse, la retención de líquidos.

Toda mujer embaraza y en condiciones normales de salud, debería aumentar entre 0,5 y un litro la ingesta de líquidos durante esta etapa.

Es importante que el agua que bebas sea de calidad, recuerda que somos también lo que  bebemos.

Te recomendamos una purificadora de agua eSpring, vale la pena que te cuides, además te saldrá mucho más económico que las botellas de agua.

  1. Forma de cocinar los alimentos:

Debes evitar añadir demasiada sal a los alimentos a la hora de cocinarlos.

Cocinar a la plancha es una de las formas más saludables de preparar los alimentos, especialmente para carnes y verduras pues conservan sus valores nutricionales sin necesidad de aceites añadidos.

Igual que al vapor, ideal para pescados y verduras.

Si optas por hervir los alimentos, introdúcelos cuando el agua está muy caliente y en trozos grandes para disminuir la pérdida de vitaminas y nutrientes.

Cuando se cocine al horno hay que controlar la cantidad de aceite y grasas que se añadan al alimento. Los alimentos fritos deben ser restringidos al máximo.

dieta para embarazadas - dias fertiles

  1. Cuidarse antes y después del embarazo:

Por último, recuerda que una dieta para embarazadas, así como una alimentación sana debería ser una conducta de vida y no sólo restringirla al período de gestación.

Una dieta sana antes del embarazo es importante para evitar problemas de salud en el bebé además de estar mejor preparado el cuerpo de la mujer para afrontar el adecuado desarrollo del bebé.

Después del embarazo y durante el período de lactancia.

Las demandas fisiológicas de la mujer también aumentan, y por tanto una alimentación sana y equilibrada, rica en nutrientes, es necesaria para poder ofrecerle a su vez al bebé, a través de la leche materna, la mejor alimentación.

Una vez finalizado el período de lactancia puedes volver a recuperar tu forma física, para ello http://dietadefinitiva.es te lo pondrá muy fácil.

¡No te obsesiones con la báscula!