Saltar al contenido

Volver a entrenar después del verano

El verano se acaba, las vacaciones también y con ello, se vuelve a las rutinas diarias. Una de ellas es volver a hacer ejercicio.

 

Es necesario que durante el año haya un período de descanso de la actividad diaria. Esto es fundamental en gente que entrena, y aunque no se recomienda la inactividad absoluta, sí se recomienda cambiar de actividad o variar la intensidad del ejercicio. Lo que suele pasar en personas que tienen como afición hacer deporte es que pierden forma.En este caso la llamada «vuelta al cole» se hace un poco cuesta arriba, más aún si eres del grupo de iniciados que antes tampoco entrenaba

1453319_615754908471035_213296449_nn y ahora han decidido comenzar de una vez por todas.                                                                                                                                          

Empezar a hacer ejercicio, iniciarse en un deporte, apuntarse a un gimnasio, perder los kilos que hemos acumulado a base de terracitas y «vuelta y vuelta» al sol son algunas de las propuestas que decidimos fervientemente poner en práctica pero no sabemos cómo hacerlo ni si seremos capaces. En este artículo pretendemos darte pautas para que volver a la actividad diaria no sea una tortura y que antes de que te des cuenta estés a pleno rendimiento.

Entrenar

Si lo que quieres es retomar tu rutina de actividad física, las pautas son muy sencillas:

  • Empieza poco a poco, sea cual sea tu actividad. Ten en cuenta que no deberías empezar donde lo dejaste. Si corrías 1 hora, empieza por 20 minutos, si hacías dos clases de ciclismo indoor, haz una suave, si nadabas 6 días por semana, nada 2. La idea es rebajar la cantidad de entrenamiento «que crees» que puedes hacer para que no sea extenuante y duro, no te lesiones, no tengas excesivas agujetas, y sobre todo, evites el sufrimiento al estar en más baja forma. Esto último es importante porque es lo que nos mina la fuerza de voluntad y hace que volver a entrenar sea muy duro.
  • No te agobies. Acepta que necesitas de dos semanas a un mes para estar dentro de este ritmo de entrenamiento y que al principio te costará cogerlo. Asimila esto lo antes posible, así cuando te llegue esa sensación, podrás identificarla y dejar que pase.
  • Está claro que el verano descoloca horarios y comidas. Elige volver a entrenar cuando ya puedas volver a comer ordenadamente, sin excesos y respetando tus horas de descanso.

Empezar una actividad nueva

Si tu objetivo es iniciarte en una actividad te aconsejamos que, por encima de todo, tengas claro un aspecto importantísimo: La progresión.

No hay nada que no mejore con el entrenamiento ni adaptación que no se produzca con la progresión.

  •  dietadefinitiva_ejercicioSi quieres empezar a correr, sal a correr hasta que te canses. Independientemente del tiempo, no importa. Sal a correr y cuando te canses vuelve. La única pauta es que el siguiente día que corras, al menos deberías correr lo mismo que la vez anterior. Verás como poco a poco tus tiempos mejoran y ¡eres tú quien lo decide!
  •  Para empezar a practicar ciclismo indoor, es aconsejable que empieces con clases de iniciación, que sean suaves, sin mucha resistencia y manejables. Hay que asegurarse que la técnica es la adecuada. Hacer ciclismo indoor no debe ser una tortura.
  • Lo mismo ocurre con el resto de actividades. Quédate al principio con la sensación de poder haber hecho algo más, al menos durante las dos primeras semanas. Dale tiempo a tu cuerpo para que se adapte y para que tu mente vea en esta nueva actividad la oportunidad de progresar.

En definitiva, si has decidido que ya es hora de volver a ponerte en forma, hazlo despacio y ves progresando poco a poco. Aumenta los días de entrenamiento gradualmente, así como la carga de cada uno de ellos. Ten paciencia y combina el ejercicio con una buena alimentación y un buen descanso.

¿Te ha gustado este artículo sobre nutrición, salud y vida? Descubre cómo cuidarte en www.dietadefinitiva.es